CoDenta en Facebook
CoDenta en Twitter
CoDenta en YouTube

Ortodoncia

La Ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga del estudio, la prevención y la corrección de los problemas de desarrollo que afectan a la posición de los dientes y a los huesos de la boca donde se alojan estos dientes. De esta manera se restablece la funcionalidad y morfología perdida, además de restablecer la estética.
En Codenta tenemos los mejores especialistas en Ortodoncia y ortopedia dentofacial. Nuestros ortodoncistas se encargarán del estudio, la prevención y el tratamiento de los problemas del desarrollo que afectan a la posición de los dientes y a la correcta relación de los maxilares. De esta manera restablecemos la funcionalidad además de restablecer la estética de tu sonrisa.

¿En qué consiste el tratamiento ortodóncico?:

Invisalign y brackets metálicos

Consiste en la colocación de diferentes aparatos para corregir la malposición de los dientes (maloclusión dentaria) y también el desarrollo de los huesos maxilares (maxilar y mandíbula) que alojan dichos dientes.

Sólo en casos muy extremos la colocación de aparatos se verá acompañada de tratamiento con cirugía ortognática, cuando el problema sea muy grave y haya finalizado el crecimiento del paciente.

Malposición dentaria:

La mala oclusión de los dientes (maloclusión) es una patología que presentan aquellos pacientes en los que no existe una relación adecuada entre los dientes y huesos de la parte superior y la inferior cuando muerden. Como consecuencia de este defecto en el engranaje de las dos arcadas dentales, la masticación se dificulta ya que los dientes tienen una forma especial para que articulen de una determinada manera, y además puede aparecer un conjunto de complicaciones secundarias.

Hay que tener en cuenta que cuando la arquitectura dental no es correcta se favorece la acumulación de placa bacteriana (restos de comida), ya que la mala posición de los dientes crea rincones que se limpian mucho peor, con lo que se genera un mayor riesgo de patología relacionada con la placa dental y el sarro: Caries o enfermedades de las encías (gingivitis, periodontitis…).

Así mismo, no son cosa menor las consecuencias estéticas o psicológicas derivadas de una maloclusión y de las deformidades correspondientes en la sonrisa y en toda la cara en general, con influencia directa en las relaciones sociales y en el carácter.

¿Porqué se origina la malposición dentaria?:

Las causas que generan la mala oclusión pueden ser múltiples y frecuentemente se combinan y suelen tener su origen en la infancia.

Estas son las más importantes:

  • Desproporción en el tamaño de los dientes y los maxilares que tienen que albergarlos. Si el maxilar es muy pequeño y los dientes muy grandes, estos no caben y comienzan a apiñarse.
  • Pérdida de piezas dentales de leche de forma prematura. Cuando se pierde alguna pieza dental temporal, las piezas que están al lado se desplazan para ocupar el hueco procediendo a descolocarse con respecto a los dientes oponentes y además cerrando el espacio para la erupción de la pieza permanente que tiene que sustituirla.
  • Retención de los dientes de leche. Cuando un diente de leche no termina de caerse y se mantiene en la boca a pesar de que el diente definitivo está erupcionando, va a favorecer que el diente permanente salga con una trayectoria incorrecta y quede mal colocado en la arcada dental.
  • Traumatismos dentales. En la infancia son frecuentes las caídas que se afectan a la boca y en este caso a algún diente, pueden producir un desplazamiento o fractura del mismo, o incluso una fractura mandibular que si cicatriza inadecuadamente puede acarrear una maloclusión dental.
  • Malos hábitos. La succión de algún dedo después de cierta edad supone con toda seguridad la aparición de una malposición dentaria así como una deformación de los huesos que albergan a los dientes. Existen otros malos hábitos como morderse las uñas, deglución atípica, uso prolongado del chupete, morder bolígrafos o lapiceros… que también determinan la aparición de malposición de los dientes.
  • Algunas enfermedades y síndromes poco frecuentes, como el síndrome de Down, síndrome de Pierre Robin, pueden provocar deformaciones en la cara, en la boca y en la posición de los dientes.

¿Qué tipos de maloclusión existen?:

A grandes rasgos existen una serie de maloclusiones genéricas, aunque cada paciente suele tener mezcla entre varios tipos de ellas.

Algunas de estas maloclusiones son:

  • Clase I. Cuando existe una correcta relación anteroposterior de los maxilares y los molares pero existe apiñamiento dentario.
  • Clase II. Se da cuando el maxilar está en una posición más avanzada que la mandíbula. Esto puede ser por tener el paciente un maxilar mas grande, por una mandíbula pequeña, o por ambos. Esto normalmente se traduce en un aumento del resalte dentario.
  • Clase III. Al contrario que el anterior, la mandíbula está en una posición más avanzada que el maxilar. La causa puede ser una mandíbula grande, un maxilar pequeño o ambas. En estos casos podemos observar una mordida cruzada anterior y un perfil facial característico.
  • Mordida cruzada. Es una maloclusión que se produce en el plano transversal y se da cuando el maxilar es estrecho o está comprimido y los molares no se asientan correctamente sobre los molares inferiores, es decir, la anchura mandibular sobrepasa a la anchura maxilar. La mordida cruzada puede ser lateral, o anterior (característico de las clases III).
  • Mordida abierta. Es una maloclusión que se produce en el plano vertical y que implica la falta de contacto entre los dientes de ambas arcadas, ya sea en sectores posteriores (a nivel de molares y premolares) o en el sector anterior (a nivel de caninos e incisivos).
  • Sobremordida. Es una maloclusión que también se produce en el plano vertical y que al contrario que la anterior, se observa que los dientes anterosuperiores cubren excesivamente a los dientes anteroinferiores creando una sobremordida profunda.

Estudio de Ortodoncia:

¿Cuándo se comienza el tratamiento de Ortodoncia?

Cada caso es diferente, y deberá ser determinada la necesidad de tratamiento por el especialista, es decir, el ortodoncista, o si el niño es muy pequeño lo determinará el odontopediatra o especialista en odontología infantil. Existen casos en los que hay que esperar al término del recambio dentario para colocar el aparato, es decir, que se caigan todos los dientes de leche y salgan los definitivos.

Pero si existe un problema de desarrollo de los huesos maxilares que empeorará con la edad, será necesario comenzar el tratamiento de ortodoncia de forma precoz con la utilización de aparatos funcionales, estos realizan una función de ortopedia dentofacial, estimulando o frenando el crecimiento de los maxilares. Es necesario que esta fase se realice antes de que termine el crecimiento del niño puesto que una vez finalizado el crecimiento es imposible realizar cambios en los maxilares. Por eso hay niños que necesitan ortodoncia desde edades muy tempranas y otros, en cambio no comienzan su tratamiento hasta que no recambian todas las piezas de leche.

¿Pueden hacerse los adultos tratamientos de Ortodoncia?

Por supuesto, aunque lo habitual es que se realice durante la niñez o la adolescencia, cada vez un mayor número de adultos opta por el tratamiento de ortodoncia.

Esta claro que será determinada por el ortodoncista la posibilidad de poner un aparato de ortodoncia en un adulto, que será determinada por el estado general de salud bucodental.

Tipos de Aparato:

¿Qué tipos de aparatos existen para corregir la malposición dentaria?

Está claro que el estado general de salud bucodental será determinante a la hora de comenzar un tratamiento con ortodoncia.

El tratamiento de las maloclusiones dentarias se realizará con aparatos tradicionales, fijos o removibles, o bien con las nuevas técnicas de ortodoncia invisible.

Los aparatología fija es aquella que va pegada a los dientes mediante pegamentos especiales, y únicamente puede ser retirada por el ortodoncista. Suelen ser metálicos, de cerámica o de zafiro y el ortodoncista se encarga de su ajuste periódico.

Los aparatos removibles son aquellos aparatos que el paciente puede quitarse porque no están pegados a los dientes. Suelen tener una parte acrílica o de resina y otra parte metálica, constituida por ganchos o tornillos que producen los diferentes efectos deseados. También requieren su control y ajuste periódico por parte del ortodoncista.

La técnica de ortodoncia invisible logra los mismos resultados que las técnicas tradicionales, pero con una gran ventaja: Nadie notará su existencia.

No todos los aparatos sirven para corregir todas las malposiciones dentarias, así que será el especialista el que determine qué tipo de aparato conviene en cada caso y nunca el paciente tendrá capacidad de elegir qué aparato quiere llevar.

¿Es doloroso el tratamiento de Ortodoncia?

En términos generales el tratamiento es completamente indoloro.

Durante los primeros días el uso de aparatos suele ser algo incómodo y molesto, pero estas sensaciones desaparecen una vez que pasados estos días el paciente se acostumbre a ellos.

El ortodoncista se encargará de dar las indicaciones concretas a cada paciente para que las molestias sean lo más llevaderas posibles.

En el caso de que, pasados un tiempo persistan esas molestias, deberá consultarse con el profesional que realiza el tratamiento.

¿Cuánto suele durar el tratamiento de Ortodoncia?

No hay casos iguales, cada paciente es único y como tal su tratamiento es individual. Dependiendo de la gravedad de la maloclusión, de la efectividad del aparato en la corrección de los dientes y de la colaboración del paciente, el tratamiento tendrá una mayor o menor duración.

Aún así el ortodoncista establecerá un tiempo promedio de tratamiento para cada paciente mediante la realización de un estudio completo de ortodoncia, el cual consta de fotos intraorales, fotos extraorales, modelos de estudio de la boca, radiografía panorámica y telerradiografía lateral de cráneo. Con todo ello se determinará un diagnóstico y las posibilidades de tratamiento.

Por lo tanto el tiempo de tratamiento no es exacto, sino sólo aproximado. El tiempo medio de duración de un tratamiento de ortodoncia varía desde 18 a 30 meses en niños y adolescentes. En el caso de los adultos puede prolongarse algo más debido a que los huesos han dejado de crecer y los dientes están más fijos debido a la edad.

¿Qué cuidado debo tener cuando lleve el aparato de Ortodoncia?

Al llevar un aparato de ortodoncia se debe recordar que el éxito del tratamiento también depende de la higiene de los pacientes. Una adecuada higiene bucal pasa por la eliminación diaria y eficaz de la placa bacteriana de los dientes, encías y aparato.

Es imprescindible cepillarse los dientes y el aparato después de cada comida, ya que con la presencia del aparato se retiene mayor cantidad de suciedad, incrementando el riesgo de caries y de sufrir una patología gingival, como inflamación, recesión y sangrado de encías.

El profesional y su equipo enseñarán al paciente a realizar esta limpieza y le indicará el uso de diferentes tipos de cepillos y otros productos especiales que puedan requerirse en cada caso.

Además es imprescindible seguir todas las indicaciones que determine el ortodoncista para que el tratamiento sea más rápido y eficaz. Por ejemplo. Habrá ciertos alimentos que no puedas tomar durante el tratamiento con ortodoncia, alimentos que no son imprescindibles para el crecimiento y desarrollo del niño, y que puedan fracturar los aparatos y retrasar la finalización del tratamiento.

En el caso de que alguna parte del aparato se rompa durante el tratamiento, no es conveniente esperar a la siguiente visita programada, sino acudir de forma rápida a la consulta para que se determine la necesidad de arreglarlo de forma urgente o nó.

Ortodoncia Invisible: INVISALIGN:

Invisalign en CoDenta
Colocándose el alineador Invisalign

Invisalign es una técnica prácticamente invisible, para corregir la malposición dental.

Emplea una tecnología de imágenes digitales en 3D. Se presenta el plan de tratamiento, desde el inicio hasta el final, por lo que ya desde el primer momento se visualiza el resultado final del tratamiento.

Se fabrican los correctores o “Aligners” con un material termoplástico de uso médico de alta resistencia, que son prácticamente transparentes. Los alineadores están desarrollados en exclusiva por el Sistema Invisalign. Por eso se conoce como la “Ortodoncia Invisible”.

Los Aligners se cambian cada dos semanas hasta finalizar el tratamiento, que suele durar aproximadamente unos 24 meses, aunque cada caso es diferente.

Los alineadores son transparentes, y a su vez extraibles, lo que permite quitárselos para comer cómodamente, y mantener una excelente higiene durante el tratamiento.

La ortodoncia con Invisalign es mucho más cómoda que el tratamiento con brackets convencionales, ya que no existen urgencias producidas por la caída de un bracket o porque le roce el arco. Además, el tiempo en consulta se reduce considerablemente respecto a la aparatología fija multibrackets.

Recuerde: Invisalign es ÚNICO. Si no pone Invisalign, no es Invisalign.